sábado, 28 de mayo de 2011

Freya

Ya tiene nombre, ya está irreconocible y es la protagonista de esta entrada. Ya en Abril, a mediados, había recuperado todas las remeras y sólo les faltaba ganar en longitud, pero ya era capaz de planear sin hacer parábolas descendentes. Así estaba cuando la introduje en el jaulón con los demás... Enseguida llegó Merlín para saludar. La fastidió un rato pero dejó claras que sus intenciones eran amistosas pues era por fin una compañera de juegos de su edad ideal.







En poco tiempo, comenzó una muda muy severa que la dejó con un aspecto de puercoespín impresionante xD, pero ya nos daba las pistas para saber cómo quedaría una vez finalizada la muda... Además, tenía ya sus remeras copletamente crecidas y volaba como un gorrioncillo. Mi "experimento" fue todo un éxito, un periquito mutilado sin miedo a volar, muy escurridiza y juguetona:




Y ahora, las fotos de hoy mismo. Una belleza prometida al fin se deja ver:






Freya detrás y Marcus con alguna de sus argucias. Puede que la foto no sea perfecta, pero se puede observar la diferencia de tono de un dorada doble (ella) y un dorada sencillo (él).


Suelen leerse comentarios que describen esta diferencia como "intensidad", pienso sinceramente que no es intensidad, si no diferente tonalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario