viernes, 18 de noviembre de 2011

Noticias desde afuera

Una amiga me llamó ayer para comentarme una decisión que ha tomado, difícil, pero necesaria. Tiene unos 15 periquitos en total, casi la mitad se los fui regalando yo misma. Los tiene dentro de casa, y como todos los que tenemos periquitos sabemos que no son animalitos silenciosos, y dejan huella constante por sus necesidades fisiológicas (incluyendo la muda).

Me preguntó si me gustaría recuperar alguno de los pájaros que le di, o si me gusta alguno que sería para mi. De tener una pajarera de jardín, de estas enormes de 3 ó 4 metros, se los cogía todos. Pero tengo el sitio limitado y hay planes de desalojo inminentes. Aún así, me he animado a recuperar a la última hija de Diana, Diana II. Es una diluida cara dorada canela como Bay, aunque creo que sus marcas se notan un poco más (quizá sea violeta, pero alser diluida, canela y cara dorada simple, ¡no se le ve!) . Fue la protagonista de una de las experiencias que más me asombraron, lo grabé en vídeo hace tiempo. La llamaba "Pajarito Gatito". Esta es Diana II:

No hay comentarios:

Publicar un comentario